Discernimiento: Como navegar en un barco

El discernimiento es como navegar un barco en una gran masa de agua cuando el viento es fuerte. El éxito depende del viento, del marinero y del timón.

La dirección del viento es como la voz del corazón. Expresa lo que les pone en movimiento y les hace avanzar.

El marinero es como la mente. Juzga la dirección y la fuerza del viento para responder de forma óptima. Sin un marinero, el barco no tiene rumbo y corre el riesgo de dañarse rápidamente. Tiene que tener en cuenta constantemente la dirección del viento. Sin el viento, el marinero no puede hacer nada.

El timón, finalmente, es como la voluntad. Da la capacidad de tomar decisiones y hacer elecciones concretas. El timón te permite salir a mar abierto y navegar cada vez más lejos, en lugar de quedarte junto a la orilla o tambalearte sin rumbo.

Extraído de Confía en tus sentimientos: Aprender a elegir con Ignacio de Loyola de Nikolaas Sintobin SJ (p.58)

Leer mas

Vigilar y rezar

Si no nos esforzamos por renovar diariamente nuestro amor a Dios, nos volveremos cada vez más tibios. Y cuanto más nos hundamos en el sueño de la mediocridad, más temeremos encontrarnos con Jesús en el camino de la Cruz. Necesitamos la vigilancia de la oración para recuperar nuestra conciencia espiritual. La oración nos saca de la trivialidad de una existencia centrada en nosotros mismos. La oración nos recuerda que no podemos soñar nuestro camino hacia la verdad y, en el proceso, la oración nos da el valor para luchar la buena batalla y terminar la carrera.

Padre, me encantaría que me encontraras totalmente despierto. Pero a menudo estoy adormilado y desanimado, una mezcla de buenas intenciones y distracciones constantes. Tómame como soy Señor, pero no dejes que me quede como estoy. Elévame por encima de mi mediocridad y haz de mí todo lo que quieras que sea.

Extraído de El Padre Nuestro consciente de Thomas G Casey SJ (p.120)

Leer mas

Jesús me llama amigo

Es profundo pensar que soy amigo de Jesús, alguien a quien él revela la verdad espiritual. Un amigo me escucha, se queda conmigo cuando la vida es dura y cuando no me va bien. La amistad de Jesús -mi conexión con él- hará posible que mi vida sea fructífera, aunque no sea perfecta y tenga muchas lecciones que aprender. ¿Qué tipo de fruto estoy llamado a dar?

Extraído de Espacio sagrado: Un pequeño libro de aliento editado por Vinita Hampton Wright (p. 114)

Leer mas

Tu me perteneces

Querido Dios, la imagen de lo divino con la que más vivo es la imagen de Jesús. Te haces accesible a mí a través de tu Hijo. Pertenece a la raza humana: ¡es uno de los nuestros, como decimos! Así que cuando quiera saber cómo eres, puedo ir a los Evangelios y verte en acción en la persona de Jesús. Aprendo cómo te relacionas conmigo observando cómo se relaciona Jesús con quienes conoció. Él es el rostro de lo divino: el rostro del Padre resplandece en él porque siempre te tiene presente. Podría brillar un poco más si te mantuviera a la vista de la misma manera.

Extraído de Soy infinitamente amado: Un mes de meditaciones de Brian Grogan SJ (p.12)

Leer mas

Oración

Hay tantas formas de rezar como personas, y encontrar nuestro estilo de oración como puente hacia Dios es un don. A algunos les gusta pasear por la orilla del mar o por una montaña escarpada y saborear la belleza de la creación mientras recitan un salmo como música de fondo para ayudar a articular el asombro ante la grandeza y el misterio del universo. Muchos se desaniman ante la oración con la falsa creencia de que deben vestir sus mejores galas de domingo ante Dios. Acudimos a Dios tal como somos, con todas nuestras verrugas, del mismo modo que acudimos a un médico en busca de remedios curativos. No se trata de limpiar la casa antes de que vengan los de la limpieza. Es una amistad en la que los aires de grandeza están prohibidos, porque podemos engañarnos a nosotros mismos, pero no podemos engañar a Dios. Es útil recordar que Dios nos ama no por nuestras buenas obras, sino por lo que somos, un miembro de la familia de Dios, aunque no seamos conscientes de esa realidad.

Extraído de Reimaginar la religión: A Jesuit Vision de Jim Maher SJ (p.45)

Leer mas

Momentos «¡Ahá!

Jesús, ayúdame a seguir rastreando tus disfraces para que esté alerta a las infinitas formas en que te haces presente ante mí. No quiero perderme de ti al pasar a mi lado. Te despojaste de la gloria divina al hacerte igual que nosotros, por lo que fue necesario un enorme acto de fe para que la gente te identificara y dijera: «¡Mirad, ahí va el Hijo de Dios!». Y luego vino tu Pasión. Tu disfraz estaba ahora completo. Tus enemigos decían: ‘Baja de esa Cruz, entonces creeremos tus afirmaciones’. Pero no lo hiciste. Mantuviste tu disfraz. Si tú eras Dios, entonces parecía que Dios estaba muerto.

Pero luego resucitaste de entre los muertos, para volver a disfrazarte de jardinero, de viajero en el camino de Emaús, de visitante que pide algo de comer, de figura de pie en la orilla del lago al amanecer. Tú diste pistas: tu mensaje de paz, tu perdón, tu forma especial de partir el pan, tus heridas… todo ello ayudó a los discípulos que dudaban, cada uno a su tiempo, a alcanzar su momento «¡Ahá!». ¿Es esta lenta revelación una bondad para nosotros, que no soportamos demasiada realidad?

Extraído de Soy infinitamente amado: Un mes de meditaciones de Brian Grogan SJ (p.56)

Leer mas

¿Existe una espiritualidad cristiana o muchas?

Puede que me conmueva tanto la compasión que veo en la persona y el ministerio de Jesús que la compasión se convierta en la piedra angular de mi espiritualidad. Toda mi vida se convierte en una expresión de la compasión que fluye a través de mí. Afecta a todas mis decisiones. A ti, en cambio, la historia del joven rico puede cautivarte y desafiarte. Debido a esta resonancia particular, abrazas una espiritualidad de simplicidad radical. Modela tu vida según la de Jesús pobre, que «se despojó de sí mismo, tomando la condición de esclavo» (Flp 2,7). El hecho de que tengamos respuestas diferentes al Evangelio no significa que ninguno de nosotros viva más auténticamente que el otro. Sin embargo, cada uno de nosotros está eligiendo ¡o ha sido elegido! – vivir la única espiritualidad cristiana de una manera particular y con un énfasis distintivo.

Extraído de Dios siempre más grande: Explorando la Espiritualidad Ignaciana de Brian O’Leary SJ (p.25)

Leer mas

¿Sencillamente me amas?

Me ayudó mucho cuando el Papa Francisco escribió en «La alegría del Evangelio» (n.6): «Cuando todo está dicho y hecho, soy infinitamente amado». Esta enorme afirmación sobre tu opinión de mí, Señor, significa que, por mucho que te defraude, te deleitas en mí tal como soy.

Igual que el sol me calienta sin que yo lo pida, tú no tienes que elegir amarme: ¡simplemente lo haces! A menudo preferiría que no intervinieras en mi vida como lo haces, pero si puedo creer que tu amor por mí es incondicional, total, como el calor del sol, podré soportar lo que venga. ¡Simplemente me amas!
Extraído de Soy infinitamente amado: Un mes de meditaciones de Brian Grogan SJ (p.8)

Leer mas

‘Este es Jesús, el Rey de los Judíos’.

A las tres de la tarde hubo oscuridad y un gran terremoto. Era como si los mismos cimientos del infierno se estremecieran, pero el poder del amor de Cristo era invicto e inextinguible. La alegría de la Pascua estaba aún por llegar, pero la victoria se estaba ganando el Viernes Santo. En la comunión de los sufrimientos de Cristo por nosotros está nuestra salvación, y por eso pensamos profundamente en las Palabras extraídas de Él en las horas de su sufrimiento. Si apartamos los ojos de la cruz, estamos perdidos; si no contemplamos la magnitud de la ofrenda gratuita de su vida, nunca seremos atraídos a la cruz con Él, y pasaremos la vida en afanes menores. Toda nuestra fe está determinada por los acontecimientos de este día; todo lo demás contribuye a nuestra salvación, pero la cruz de Jesús está en su centro. El hecho de que Jesús aguantara hasta el final y no decidiera bajar de la cruz es la razón por la que los cristianos viven como viven y veneran el símbolo de la cruz como el recordatorio más potente y central de su fe. Es la razón por la que millones de cristianos se reúnen al pie de la cruz el Viernes Santo.

Extraído de Las siete palabras de Cristo desde la cruz de John Mann (Introducción)

Leer mas

La alegría de pertenecer

El camino hacia un futuro mejor, el futuro que Dios desea para nosotros, comienza en el corazón humano, en nuestro anhelo de pertenencia. En esos deseos está el camino para salir de nuestras crisis, tanto las nuestras como las de nuestro mundo. Al regenerar los lazos que nos unen, al reoxigenarnos para recibir el don que es nuestra vida y nuestro mundo, necesitamos primero conocer y experimentar al Dador, que ya está aquí, esperándonos. No hay mejor manual para ello que los Ejercicios Espirituales de Ignacio, ni mayor guía espiritual en nuestro tiempo que Francisco, el primer Papa jesuita del mundo.

Extraído de Pertenecer primero a Dios: De retiro con el Papa Francisco de Austen Ivereigh (p.15)

Leer mas