Pasando más allá: de meros vecinos a hermanos y hermanas

Quiete

Comienza prestando atención a tu respiración, sin cambiarle el ritmo … a tu inspiración … a to espiración … el ritmo … su profundidad … el sentir el aire que entra y sale por tu nariz o boca… toma tres respiraciones profundas.

Prepárate ahora para escuchar la lectura del Profeta Isaías. . .

Scrittura

Isaiah 11:1-9 NRSV

Saldrá una rama del tronco de Jesé y un retoño brotará de sus raíces.
Sobre él reposará el espíritu del Señor: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de ciencia y de temor del Señor
–y lo inspirará el temor del Señor–. El no juzgará según las apariencias ni decidirá por lo que oiga decir:
juzgará con justicia a los débiles y decidirá con rectitud para los pobres de país; herirá al violento con la vara de su boca y con el soplo de sus labios hará morir al malvado.
La justicia ceñirá su cintura y la fidelidad ceñirá sus caderas.
El lobo habitará con el cordero y el leopardo se recostará junto al cabrito; el ternero y el cachorro de león pacerán juntos, y un niño pequeño los conducirá,
la vaca y la osa vivirán en compañía, sus crías se recostarán juntas, y el león comerá paja lo mismo que el buey.
la vaca y la osa vivirán en compañía, sus crías se recostarán juntas, y el león comerá paja lo mismo que el buey.
No se hará daño ni estragos en toda mi Montaña santa, porque el conocimiento del Señor llenará la tierra como las aguas cubren el mar.

Reflexión

From mere neighbours to brothers and sisters

En estos primeros días de Adviento, la liturgia nos recuerda las promesas relacionadas al Mesías y a su tiempo. Será un tiempo de reunir a todos los pueblos de la tierra alrededor de una sola mesa, donde incluso los animales que son hostiles podrán vivir en armonía. Luego de escuchar el relato de Isaías sobre el Reino de la Paz, consideraremos, en la primera reflexión de la Fratelli Tutti, cómo podríamos vivir en esa misma armonía, como hermanos y hermanas.

En las palabras de Benedicto XVI, se nos dice que “mientras la sociedad se vuelve más globalizada, ¿nos hace vecinos, pero no nos nace hermanos y hermanas? Estas sabias palabras de su Encíclica, sobre amor y verdad, todavía suenan muy reales, y esta paradoja fue la que motivó al Papa Francisco a escribir su propia encíclica sobre la hermandad universal.

Inspirado una vez más por el Santo de Asís, el Papa Francisco nos invita a una vida “marcada por el aroma del Evangelio … es esta forma simple y directa. El Santo expresaba la esencia de la apertura fraternal, que nos permite reconocer. Apreciar y amar a cada persona, ya sea próxima o lejana, ya sea donde haya nacido” (FT 1)

Lamentablemente, en nuestro mundo este ideal de pertenecer a una sola familia humana está desvaneciéndose. Al contrario, mientras la igualdad se corona en documentos que destacan nuestras relaciones, en la práctica somos estimulados a priorizar nuestras diferencias frente a las igualdades. Para nuestros políticos, la mejor forma de alcanzar el poder, no es proponiendo un proyecto de amplia visión de la fraternidad, sino que cínicamente invitándonos a una vida solitaria, detrás de altos muros que nos separan de los demás. “pensamos que somos todopoderosos, mientras fallamos en comprender que todos navegamos en el mismo barco” (FT 30)

Sin embargo, mientras la lectura de hoy nos dice que somos invitados a crear un mudo donde “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.” (Isaías 11: 6,8)

“La aislación y el retiro para cumplir sus propios intereses, nunca será la forma para restaurar la esperanza. Aislación no; cercanía sí. Choque de culturas no; cultura de encuentro sí” (FT 30)

Habla con Dios

Mientras escuchabas la escritura del Reino de la Paz, ¿hubo alguna frase, o una pareja de animales que te llamó la atención? Quédate con esa imagen y habla con Dios sobre lo que significa para ti y tus ideas sobre la paz.

¿Cómo reacciones cuando comparas la familia humana con la familia del Reino de la Paz? ¿Una nostalgia? ¿Una tristeza por como son las cosas ahora? ¿O quizás una esperanza o alegría posible para la comunidad que te rodea? Quédate con el Señor ahora, y comparte lo que sientes sobre esto.

Quizás te gustaría pasar estos momentos hablando con Dios, como un amigo habla con otro, sobre tu esperanza por la armonía humana. Fíjate si sientes que Dios te sugiere un posible camino o respuesta que convierta esa esperanza en una realidad.

Oración

An Ecumenical Christian Prayer

O Dios, Trinidad de amor,
Desde la profunda comunión de tu vida divina,
Derrama sobre nosotros un torrente de amor fraternal.
Concédenos el amor reflejado en las obras de Jesús,
En su familia de Nazaret,
Y en las primeras comunidades cristianas.
Concédenos que nosotros, los cristianos
Podamos vivir el Evangelio
Descubriendo a Cristo en cada ser humano,
Reconociéndolo crucificado
en los sufrimientos de los abandonados
y olvidados de nuestro mundo,
y resucitado en cada hermano y hermana
que comienza una nueva vida.
Ven, Espíritu Santo, muéstranos tu belleza,
Reflejada en todos los pueblos de la tierra,
De modo que podamos descubrir de nuevo
Que todos son importantes y todos necesarios,
Diferentes rostros de la humanidad
Que Dios ama tanto. Amen.

Given in Assisi, at the tomb of Saint Francis, on 3 October, Vigil of the Feast of the Saint, in the year 2020

Anar més enllà

Retiro de Adviento 2021: un paso más allá

Para una mayor reflexión, utilice este enlace para acceder al encíclica completa del Papa Francisco, Fratelli Tutti.