Cuarta Semana de Adviento: Ir Más Allá, Una Jornada de Paz Entre Religiones.

Quiete

Comienza prestando atención a tu respiración, sin cambiarle el ritmo … a tu inspiración … a to espiración … el ritmo … su profundidad … el sentir el aire que entra y sale por tu nariz o boca… toma tres respiraciones profundas.

Prepárate ahora para escuchar la lectura del Evangelio de Lucas

Scrittura

Luke 2:8-14 NRSV

Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.
Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.
Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:
que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.
Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.
Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:
!!Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

Reflexión

Mientras continuamos nuestra jornada de Adviento, Fratelli Tutti continúa ofreciéndonos sabiduría y quizás algunos desafíos. Escuchando esta preciosa lectura, recordamos que en la noche de Navidad, los ángeles proclamaron un mensaje de buenas nuevas a los pastores, y de paz a todos los de buena voluntad. Lo que llama la atención en esta lectura es que este mensaje es proclamado a todos, no sólo a aquellos de una religión en particular. Dios escogió a los Reyes Magos del Este, para traer la noticia a Jerusalén: que el Rey de los Judíos había nacido. ¿Has considerado cómo sería el mundo si todas las religiones de todas partes se unieran, y trabajaran para el reconocimiento de la dignidad de todas las personas? ¡Que enorme impacto se nos produciría!

El Papa Francisco nos dice que finalmente, la fundación real de que todos somos hermanos y hermanas se basa en nuestra creencia de que todos somos hijos de un mismo Padre. “Una jornada de paz es posible entre religiones. Su punto de partida debe ser la forma de ver las cosas de Dios. Dios no ve con sus ojos, Dios ve con su corazón, y el amor de Dios es el mismo para cada uno, tenga la religión que tenga. Incluso si son ateos, su amor es el mismo” (FT281)

En consecuencia, “lo que nosotros los creyentes necesitamos encontrar son ocasiones para conversar unos con otros, y actuar juntos por el bien común y la promoción de los pobres” (FT282). Durante estas semanas de Adviento, ¿podremos encontrar estas ocasiones en nuestra vida diaria?

Esto no tiene nada que ver con diluir o esconder nuestras profundas convicciones, cuando nos encontramos con otros que piensan distinto. Sólo podremos contactar a otros cuando estemos seguros de nuestra identidad y nuestras creencias

El Papa Francisco nos dice que “La Iglesia estima mucho las formas en que Dios trabaja en otras religiones, y no rechaza nada de lo que es verdad y sagrado en esas religiones. Ella tiene un alto concepto de su forma de vida y conductas, sus preceptos y doctrinas (FT277). A menudo nuestras vidas nos llevan a contactos con otros de religiones diferentes. Sin embargo, nosotros los cristianos tenemos muy claro que “si la música del Evangelio deja de resonar en nuestro ser profundo, perderemos la alegría nacida de la compasión, el amor tierno nacido de la confianza, la capacidad de reconciliación que tiene su origen en el conocimiento que hemos sido perdonados y enviados adelante” (FT277). 

 No perdamos la música del Evangelio mientras nos preparamos para la Navidad. Si tratas de acercarte, de ofrecer un encuentro de fraternidad, de amistad en este tiempo de Navidad, ¡te sorprenderá el ver tanto de lo que tenemos en común! Recordemos las palabras del ángel “No temas”, porque mira, ¡traigo buenas nuevas de gran alegría para todas las personas!

Habla con Dios

Toma un momento para reflexionar tu propia respuesta a personas de otras religiones, a los que piensan diferente. ¿Has sido desafiada/o por esta sesión? 

“No tengas temor de ver – te traigo buenas nuevas de gran alegría para todas las personas”. ¿Estás consciente de las buenas noticias que has recibido para que las lleves y las compartas con los demás? Podrías pedirle a Dios el poder sentir esta alegría renovada, hoy, en tu vida.

¿Cómo podrías ser llamada/o a compartir la “música del Evangelio” en esta Navidad, y más allá? En estos momentos de cierre, ¿podrías pedirle al Espíritu Santo que abra tus ojos a este nuevo llamado? 

Oración

Una Oración Ecuménica Cristiana 

O Señor, Trinidad de amor,
desde la profunda comunión de tu vida divina,
derrama en nosotros un torrente de amor fraternal.
Danos el amor reflejado en las acciones de Jesús,
en su familia de Nazaret,
o en la primera comunidad cristiana.
 
Permite que nosotros, los cristianos,
podamos vivir el Evangelio,
descubriendo a Jesús en cada ser humano,
reconociendo al crucificado
en los sufrimientos de los abandonados
y olvidados del mundo,
y resucitados en cada hermano y hermana
que comienza una nueva vida.
 
Ven, Espíritu Santo, muéstranos tu belleza,
reflejada en todas las personas de la tierra,
de modo que podamos redescubrir
que todas son importantes y necesarias.
Diferentes rostros de la humanidad
Que Dios ama tanto. Amen

Dado en Asís, junto al sepulcro de San Francisco, el 3 de octubre, Vigilia de la Fiesta del Santo, del año 2020.

Lingue

Audio provided by

Pray as you go is a daily prayer session, designed for use on MP3 players, to help you pray whilst travelling to and from work, study, etc.

Sacred Space

Scrittura